Leer en Kindle

I

Los libros no dejan de ser libros al perder el olor, la textura o el peso. Los libros se convierten en libros cuando el autor y el editor terminan su trabajo y ponen literalmente el punto final a la obra. Una vez que el libro está terminado puede ser impreso o puede ser puesto en línea, lo que finalmente lo pondrá al alcance de los lectores. 

II

Nunca pensé que me acostumbraría a leer en un dispositivo electrónico hasta que probé el Kindle en un país con pocas librerías. Quizá ese sea uno de sus principales atractivos en la era de lo inmediato. Pensar en un libro, hacer una búsqueda rápida, descargarlo y comenzar a leerlo. 

III

Hubo un tiempo en el que solía ir por la vida con 3 o 4 libros al hombro. Los trataba como amuletos. Ese era el número de libros que leía simultáneamente. Ahora llevo alrededor de 40 en un dispositivo que pesa 170 gramos. Y en verdad es mucho más práctico, requiere de menos esfuerzo e hizo posible que ahora lea mucho más.

IV

Cuando era niño prefería leer que correr en los jardínes. A veces inventaba que leía porque era un deber escolar. No sé si ahora sería más sencillo mentir con una tableta y reconocer una adicción a Candy Crush antes que aceptar que soy un adicto de los libros electrónicos. O si ahora me hubiera perdido del placer de la lectura por quedar preso entre las redes sociales y sus juegos.

V

¿Cuántas veces se me cayó un libro de las manos al quedarme dormido? ¿cuántas veces se me mojó y tuve que esperar a que se secara para poder leerlo? ¿cuántas veces me senté sobre alguno o lo use para servir de pisapapeles? ¿cuántas veces me robaron un libro sin que yo lo hubiése prestado? Bueno, la lección es que nada de esto puede pasar con un Kindle. El primero acabó con una pantalla estrellada y con la tinta electrónica mostrando un bello diseño como el de las guardas de un libro encuadernado de manera artesanal; el segundo acabó en las manos de algún comprador de artículos robados. El consuelo es que los libros electrónicos no se pierden, siguen ahí, en la nube. Listos para ser retomados en el punto exacto donde se quedaron, como un recuerdo al que puede regresarse. Sé que me esperan en ese espacio de ceros y unos y eso me da cierta tranquilidad.

Para leer directamente en el dispositivo Kindle 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.